miércoles, 3 de julio de 2013

Sueños humedos.


Bésame en la boca,  deja que ella siga con sus labios en mis muslos, que recorra cada rincón de mi ser, que se empape de mi esencia, pero bésame en la boca.

Mientras tu lengua violenta mi boca acaricia mi pecho, junta tu mano a la de ella y agarrarme tan fuerte que mi grito de placer enmudezca el estruendo del mundo.

Deja que sea yo ahora la que recorra el cuerpo desnudo de tu esposa, mientras penétrame suavemente, deseo que explores mis entrañas como un intrépido aventurero. 

Empuja más fuerte caballero, ensártame con esa sonrosada lanza mientras muerdo y degusto el sexo empapado de tu señora que se muere en un orgasmo infinito a la espera de que yo gima a unísono con el mío. Cabálgame mientras destrozas la poca cordura que me queda y vuélvenos locas a las dos en una tremenda explosión de placer cuando seas tú quien se corra dentro de mí.

1 comentario: